Estancias 2020: Patrimonio mudéjar y calendario agrario: la poética del paisaje. Diseño y programación de experiencias piloto para la realización de visitas durante las estaciones del año

El proyecto Patrimonio mudéjar y calendario agrario aspira a complementar la actual programación cultural en el territorio por medio del diseño, creación y evaluación de eventos en los que este cobre especial importancia. De esta manera, permite no solo el contacto directo del mismo a quienes lo visiten, sino también la interpretación del paisaje agrario como una pieza insustituible e identitaria. Esto posibilita, además, una implicación de las comunidades locales destacando la labor en la tierra y el producto agrario tradicional. Con el arte mudéjar aragonés como hilo conductor y con el paisaje agrario y las actividades agrícolas tradicionales como criterio temático de las actuaciones, el calendario agrícola es el eje vertebrador que permite desarrollar las actividades de manera ordenada y con un criterio razonado.

En esta primera fase, el proyecto se ha centrado en diagnosticar necesidades e interpretar el área de trabajo con una metodología que incluye la observación participante para identificar las posibilidades de engarce y la articulación espacial y temporal entre los bienes patrimoniales agrarios y arquitectónicos con el calendario agrario. Esto ha permitido -condicionados por la pandemia que ha restringido la movilidad y el acceso a determinadas localidades en los momentos concretos en que en ocasiones era imperativo por razón del calendario agrario (floración, recolección, etc.)- conocer y comprender las posibles variables de actuación según las zonas trabajadas.

Espacios estos, singulares por sus diferencias de cultivo y paisaje resultante dentro del territorio, que hasta el momento han sido determinadas de manera reseñable en lo que respecta a los valles que conforman el espacio de Territorio Mudéjar por medio de salidas de campo y elaboración de materiales in situ en el valle del Jalón (Ricla, La Almunia de Doña Godina y Cabañas), el valle del Ribota (Aniñón, Torralba de Ribota y Cervera de la Cañada) y el valle del Huerva (Villar de los Navarros y Romanos). Por último, mencionar el valle del Jalón-Jiloca con las localidades de Maluenda, Morata de Jiloca y Villafeliche. Otro de los espacios analizados, en este caso desde una perspectiva exclusivamente documental como forma de solventar parcialmente las carencias provocadas por las interrupciones del trabajo de campo anteriormente señaladas, ha sido el valle del Huerva. De esta forma fueron fundamentalmente objeto de vaciado de datos bibliográficos las localidades de Cosuenda y Longares.

Partiendo de estas labores y el ajuste de las futuras, especialmente organizadas de cara a solventar las posibles restricciones de movilidad, se derivarán en adelante las acciones que tienen como objeto probar y evaluar los primeros proyectos en ruta previstos, que están encaminados al fomento del acceso público, la interpretación y el disfrute del paisaje cultural mudéjar, integrado por valores como su arquitectura, los distintos espacios de producción agrícola y los procesos estacionales propios de la actividad humana en ellos. Asimismo, la difusión a través de Territorio Mudéjar, orientada a la mejor comprensión de la importancia del paisaje agrario como bien y parte de la comunidad, se ha replanteado desde la óptica de la previsión para lograr una mayor presencia en las redes que la obtenida hasta el momento debido a las circunstancias socio sanitarias actuales.

LÍNEA DE INVESTIGACIÓN: puede enmarcarse en la doble línea de investigación Territorio Mudéjar y paisaje cultural y la gestión del patrimonio cultural.

LOS AUTORES:

  • Juan Ignacio Santos Rodríguez, coordinador del proyecto, es doctor en Historia del Arte y especialista en gestión cultural.
  • Elvira del Pilar Domínguez Castro, es licenciada en Historia del Arte y gestora cultural independiente.