Colegiata de Santa María de Calatayud,
Calatayud

Pl. Sta. María, 5, 50300 Calatayud (Zaragoza)

CATEGORÍA DE PROTECCIÓN ACTUAL:
Bien de Interés Cultural (BIC)

TIPO DE BIEN: Inmueble         

CATEGORÍA: Religiosa

ESTILO ARQUITECTÓNICO: Mudéjar

FECHA DE CONSTRUCCIÓN: Ver indicaciones en la descripción. Siglo X, XI CLAUSTRO: Mitad del siglo XIV y principios del XV (torre y ábside igual)….. chapitel siglo XVIII.

Los claustros mudéjares comparten al igual que las iglesias fortalezas, características comunes, esto permite referirse a un tipo de claustros mudéjares que se desarrollan en la mitad del siglo XIV y a lo largo del siglo XV.  En relación con el claustro de la Colegiata de Santamaría, existe una hipótesis indicada por German López Sampedro y posteriormente citada por Agustín Sanmiguel donde se indica que “en época islámica en el siglo X u XI, al ampliar la ciudad se construye una mezquita y que […] a partir de 1120 este espacio sería consagrado como iglesia hasta la terminación del nuevo templo en 1249, año en que pasaría a utilizarse como claustro”.

Es de especial el claustro de la colegiata de Santa María de Calatayud (segunda mitad del siglo XIV anterior a 1412) ya que Benedicto XIII tiene un papel importante de patrocinio. En relación con la documentación que se precisa para establecer su cronología, el claustro en cuestión, aparece mencionado en una Bula de Benedicto XIII dada en Peñíscola el 27 de septiembre de 1413, la cual ha servido en la historiografía como documento principal para su datación. En dicha Bula de Benedicto XIII se hace referencia a la fundación por Miguel Sánchez de Algaravi de una cátedra de Teología en la iglesia de Santa María la Mayor de Calatayud en abril de 1412, es decir, se hace referencia a la catedra y las escuelas de Teología habilitadas “infra septa claustri ecclesie vestre”, “in loco ad hoc idóneo” dentro del recinto del claustro de vuestra iglesia, en un lugar idóneo para ello. Además, como nos indica Borrás “de su fábrica mudéjar se conservan únicamente el claustro, el ábside y la torre, siendo el claustro la parte de mayor antigüedad”.

Poco después, el Papa Luna funda en este mismo claustro un Estudio General. Para comprender el porqué de la fundación de un Estudio General en este claustro mudéjar en cuestión hay que hacer referencia a la personalidad del Papa Luna que, como hemos reflejado en su biografía, se trataba de una persona formada y preocupada por la cultura. 

La búsqueda de Benedicto XIII de un alto nivel cultural y de personas capacitadas para la promoción cultural es en definitiva lo que movió a Benedicto XIII a la fundación de este Estudio General. Tenemos referencias de la bula fundacional el 10 de septiembre de 1415 donde como indica Ovidio Cuella “hace loa a la ciudad de Calatayud por sus condiciones naturales y sociales para ubicar en ella el Estudio, que queda instituido con las facultades de Derecho canónico y civil, de Artes y medicina, de modo que quienes lo frecuenten puedan alcanzar los títulos académicos de maestro y doctor”.

Asimismo, esta particularidad que desprende el claustro de Santa María de Calatayud se ve incentivada por la donación de una biblioteca por parte de Miguel Sánchez de Algaravi a quien el mismo Benedicto XIII le había concedido recibir el grado de doctor en Zaragoza. Debido a ello, se vio motivado a la creación de la Catedra en cuestión y a la concesión de este fondo de libros para su estudio.

En efecto, esta documentación ha permitido establecer una cronología exacta, un vínculo con la figura de Benedicto XIII e incluso con su maestro de obras Mahoma Rami-

El arquitecto Mahoma Rami, como se ha destacado en la descripción de la iglesia de Santa María de Tobed, es conocedor de la decoración gótico-flamígera europea y la aplica en sus obras, concretamente en este claustro en cuestión la podemos observar en su intervención cuando realizó la remodelación del viejo claustro, donde, como indica Agustín Sanmiguel. “Esto supondría un parcial derribo interior y sustitución de la cubierta primitiva” además de esta intervención, destaca el tímpano de la puerta de acceso a la antigua iglesia mudéjar, donde se observan las decoraciones de influencias gótico flamígeras que se vuelven en una constante en las intervenciones de este alarife.

De esta misma reforma, destacan las claves que se encuentran en las bóvedas y, como afirma Agustín Sanmiguel muestran en su mayoría esta decoración flamígera, que a algunos, como a Torres Balbás, les ha recordado al ondular de las llamas , otras siguen modelos islámicos, lo que recuerda que siguen exactamente modelos de Rami, documentados en la Seo de Zaragoza. Dichas Claves son de piedra caliza de unos 30 o 35 cm de diámetro y según Agustín Sanmiguel hubo unas 29, una en cada uno de los 29 cruceros. De estas veintinueve se han conservado en buen estado veintiséis, aunque se ha perdido casi en su totalidad la policromía.

La tipología de claustros mudéjares tiene una continuidad, es decir, las claves arquitectónicas de arte mudéjar aragonés siguen un patrón. Anteriormente hemos analizado un ejemplo de iglesia fortaleza y, en este apartado, cabe considerar en análisis tipológico de otra de las arquitecturas clave, el claustro mudéjar.  Pero a diferencia del resto de claustros, el claustro de la Colegiata de Santa María es el doble de largo       que de ancho (22×44) y su disposición se encuentra volteada unos 30 grados frente a la iglesia.

La tipología de planta es cuadrangular, por lo que las cuatro alas constan del mismo número de tramos cubiertos por bóveda de crucería simple; cada tramo se encuentra abierto al interior del patio claustral por amplios arcos apuntados de la misma altura de las bóvedas del claustro, en un primer momento abiertos totalmente. El sistema de contrarrestos se dispone a través de sólidos contrafuertes de sección rectangular, reciben al interior del patio los empujes d ellos nervios diagonales de la bóveda, de los perpiaños que separan cada tramo, y de los arcos formeros que desempeñan función de entibe.

El material empleado es el ladrillo o rejola, en el interior no suele presentarse a cara vista si no que se enluce y pinta.

Se trata de un claustro de grandes proporciones y riqueza, es de planta rectangular y se halla adosado por una de sus alas menores a la nave lateral del evangelio de la colegiata de Santa María de Calatayud a la altura del primer tramo de la cabecera de la nave. Tiene nueve tramos cubiertos por bóveda de crucería simbre en sus alas mayores y cinco tramos en las menores por las cuales queda adosada a la Colegiata.

En relación con la Torre, se sitúa entre el claustro y el ábside, al que queda adosada.  Se trata de una torre de planta octogonal con contrafuertes en las esquinas. Al exterior está dividida en cinco cuerpos. Si nos basamos en su decoración, se distinguen dos etapas constructivas, la primera correspondiente a los dos primeros cuerpos y la segunda a los tres siguientes. A ello se suma el chapitel bulboso que remata esta torre monumental.

Al exterior la torre se encuentra completamente decorada desde su base hasta el chapitel que la remata, la parte baja comparte motivos decorativos con el ábside al que se adosa.

Este ábside consta de dos cuerpos superpuestos de distintas etapas constructivas. El inferior es de planta poligonal, seguramente de siete lados, pero debido a que se encuentra semioculto no se puede determinar con exactitud. Carece de contrafuertes, por ello se dispone un amplio ciclo decorativo en todas sus caras. Su decoración, al igual que la del primer cuerpo de la torre. En primer lugar abre una ventana cegada con función meramente decorativa. Cierran en arco ligeramente apuntado que más parece responder al arco apuntado islámico oriental que al gótico. El intradós está formado por un perfil a base de ladrillos aplantillados. A la misma altura abre también en cada uno de los paños visibles de la torre una ventana en arco apuntado a base de ladrillo aplantillado. De las cuatro, solamente una está abierta para proporcionar luz a la capilla del Santo Cristo que ocupa la estancia bajo la cúpula semiesférica.

Intervenciones

Restauración, Siglo XX al Siglo XXI

Desde los años 60 del siglo XX, ha sufrido diversas intervenciones y restauraciones. Entre 1986 y 2009 el Gobierno de Aragón ha financiado trabajos de restauración por valor de 1.909.881 euros. que han afectado al claustro, al interior y exterior de la iglesia y a la torre.

Proyectos e intervenciones

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Declaraciones

Declaración, Siglo XIX al Siglo XXI (1884-2002)

La Colegiata de Santa María en Calatayud fue declarada Bien de Interés Cultural por Real Decreto del Ministerio de Fomento de 14 de junio de 1884, publicado en la Gaceta de Madrid de 29 de julio de 1884.
El Boletín Oficial de Aragón del día 15 de abril de 2002 publioca la Orden de 22 de marzo de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural de la denominada Colegiata (Iglesia Colegial) de Santa María en Calatayud, en la provincia de Zaragoza, conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés.
El 14 de diciembre de 2001 la UNESCO amplía la declaración como Patrimonio Mundial del Mudéjar de Aragón como bien singular, universal e irremplazable para la Humanidad. Entre los bienes que ejemplifican dicha declaración figura la Colegiata de Santa María de Calatayud al ser considerada uno de los principales ejemplos del arte mudéjar aragonés.

Bibliografía

  • CRIADO MAINAR, JESÚS. La escultura romanista en la comarca de la Comunidad de Calatayud, Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 2013.
  • CRIADO MAINAR, JESÚS. El retablo mayor de la colegiata de Santa María y la consolidación de la escultura romanista bilbilitana, En Encuentro de Estudios Bilbilitanos: Calatayud y comarca (VII, Calatayud, 2010). Institución Fernando el Católico, 2011. vol. I, p. 13-45.
  • GALIAY, JOSÉ. Arte mudejar aragonés, Institución Fernándo el Católico, Zaragoza 2002.
  • GALINDO PÉREZ, SILVIA (COORD.). Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes muebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.
  • IBÁÑEZ FERNÁNDEZ, JAVIER. La portada de Santa María de Calatayud. Estudio documental y artístico, Centro de Estudios Bilbilitanos, Calatayud, 2012.
  • MÉNDEZ DE JUAN, JOSÉ FÉLIX, GALINDO PÉREZ, SILVIA Y LASHERAS RODRÍGUEZ, JAVIER. Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes inmuebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.
  • ROMERO SANTAMARÍA, ALFREDO. (COORD.). Joyas de un patrimonio: Restauraciones de arte mueble en la provincia de Zaragoza, 1995-1999, Diputación Provincial de Zaragoza, Zaragoza, 1999.
  • SANMIGUEL MATEO, AGUSTÍN. Torres de ascendencia islámica en las comarcas de Calatayud y Daroca, Centro de estudios bilbilitanos, Institución Fernando el Católico. Calatayud 1998.
  • VV.AA. Tierra Mudéjar. El mudéjar aragonés, Patrimonio Mundial, Heraldo de Aragón, D.L. 2002.

Colegiata de Santa María de Calatayud

Pl. Sta. María, 5,
50300 Calatayud (Zaragoza)

Calatayud en redes sociales

Facebook: @AyuntamientoCalatayud @TurismoCalatayud @turismo.comunidadcalatayud

Instagram: @aytocalatayud @comarcacalatayud