Iglesia y Torre de San Pablo, Zaragoza

Iglesia y Torre de San Pablo,
Zaragoza

C/ San Pablo 42, 50003 Zaragoza

CATEGORÍA DE PROTECCIÓN ACTUAL:
Bien de Interés Cultural (BIC)

TIPO DE BIEN: Inmueble         

CATEGORÍA: Religiosa

ESTILO ARQUITECTÓNICO: Mudéjar

FECHA DE CONSTRUCCIÓN:

La construcción original data del s. XIV. Hubo ampliaciones en el transcurso de los s. XV-XVIII y una reforma posterior durante los s. XVIII al s. XIX

La traza mudéjar de la iglesia de San Pablo de Zaragoza se construyó sobre la iglesia románica anterior de San Blas, demolida y sustituida por otra de mayor tamaño debido al rápido ascenso demográfico del barrio.

La iglesia mudéjar seguía la estructura de nave única con cuatro tramos, capillas entre los contrafuertes y cabecera polígonas de cinco lados. El sistema de cubrición son bóvedas de crucería simple para la nave y cañón apuntado en sentido transversal al eje de la iglesia para las capillas.

Los muros, al interior, se hallaban recorridos por una serie de capiteles sobre los que descansan los nervios de la cubierta. Los gruesos muros de la cabecera hacen innecesario el uso de contrafuertes exteriores.

Una serie de vanos apuntados recorren los muros, abiertos uno por cada tramo de la nave y en cada paño del ábside.

En una segunda etapa constructiva que se extiende hasta los primeros años del siglo XV con una serie de reformas y ampliaciones en la iglesia que transformaron de manera radical su aspecto mudéjar. 

La iglesia debió tener originalmente una decoración de yeso agramilado y policromado, tal y como se ha puesto de manifiesto en la restauración llevada a cabo por el arquitecto Ramiro Moya, en la que se descubrió esta decoración en una de las capillas laterales del lado izquierdo, restituyéndola en el resto de las capillas.

Dos naves laterales de anchura desigual rodean la totalidad de la planta mudéjar de la iglesia, originando en la zona de la cabecera una girola, que circunda el ábside, prolongándose hacia la parte de los pies donde forman una especie de atrio, quedando encerrada la torre dentro de la edificación. Además, en los siglos XVI, XVII y XVIII se abrieron en estas naves unas capillas.

En el costado sur se encuentra la fachada principal, a la que se llega por la calle San Pablo. El acceso es un arco de medio punto y sobre el que se dispone una hornacina con una talla de Nuestra Señora del Pópulo. Sin embargo, la fachada de mayor interés es la del lado norte, construida en el siglo XV en estilo gótico.

Es en la llamada Puerta de la Tramontana o del Santo Cristo en la que aparecen el tímpano, bajo doseletes, las figuras de Cristo sedente entre la Virgen, San Blas, San Juan y otro santo no identificado. Además, flanqueando la puerta, las esculturas de San Pedro y San Pablo.

En 1587 se abrió la portada de los pies, al trazarse la plaza, esta nueva puerta recibió el nombre de puerta del Fosal y después de los ajusticiados.

Una de las joyas que la iglesia de San Pablo guarda en su interior es el retablo mayor, cuyo titular es San Pablo. De madera tallada, dorada y policromada, obra del escultor renacentista Damián Forment, se puede poner en relación con otros retablos del mismo autor como el retablo mayor del Pilar o el de la catedral de Huesca.

La torre de San Pablo es el elemento más característico de toda la construcción conservada de la primitiva iglesia mudéjar.

Estructuralmente, pertenece a la tipología de alminar almohade, a base de dos torres octogonales, una interior y otra exterior, con caja de escaleras entre ambas y cubierta por una falsa bóveda de aproximación de hiladas. La torre interior se divide en estancias superpuestas en altura, cinco en total más el cuerpo de campanas. Estas cinco estancias son de planta circular y se cubren con cúpulas hemiesféricas.

El cuerpo de campanas está formado únicamente por la torre externa y se cubre con una cúpula de ocho paños.

Al exterior, la torre de San Pablo se articula en siete pisos de altura, separados por sencillos frisos de esquinillas. Dichos pisos presentan, desde abajo, la siguiente decoración: los dos primeros quedan ocultos por el claustro, pero su decoración original está realizada a base de decoración de espiga en el más bajo y de, arcos de medio punto entrecruzados en el siguiente; le siguen tres pisos carentes de decoración y un cuerpo de campanas con vano en arco apuntado por cada lado de la torre que aloja dos vanos gemelos túmidos y partidos por un pilar de ladrillo; bajo ellos se repite el friso de arcos de medio punto entrecruzados y sobre los mismos, un paño decorativo de cruces de múltiples brazos formando rombos y alternando el número de quiebros. Hasta aquí sería la fábrica de la torre primitiva que quedaría rematada por un chapitel apiramidado octogonal.

El segundo de los cuerpos tiene tres vanos apuntados por cada cara y en el cuerpo superior (añadido en el XVII junto con el capitel)  se abren dos vanos de medio punto por cada lado con decoración de azulejos sencillos.

El chapitel fue renovado en 1849 según diseño del arquitecto José de Yarza y Miñana

Intervenciones

Restauración, Siglo XX al Siglo XXI

En 1984 el Gobierno de Aragón financió la restauración del órgano de la iglesia de San Pablo. El presupuesto total de la intervención ascendió a 104.225 euros.

Entre 2004 y 2005 el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Gobierno de Aragón y Caja Inmaculada promovieron la restauración del Retablo Mayor y del Retablo de Santa Catalina aportando el Gobierno de Aragón 438.537 euros para la realización de los trabajos.

Proyectos e intervenciones

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Declaraciones

Declaración, Siglo XX al Siglo XXI

La iglesia de San Pablo en Zaragoza fue declarada Bien de Interés Cultural por Decreto del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de 3 de junio de 1931, publicado en la Gaceta de 4 de junio de 1931.
El Boletín Oficial de Aragón del día 11 de marzo de 2002 publica la Orden de 22 de febrero de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural de la denominada Iglesia de San Pablo en Zaragoza, conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés.
El 14 de diciembre de 2001 la UNESCO amplía la declaración como Patrimonio Mundial del Mudéjar de Aragón como bien singular, universal e irremplazable para la Humanidad. Entre los bienes que ejemplifican dicha declaración figura la la Iglesia de San Pablo de Zaragoza al ser considerada uno de los principales ejemplos del arte mudéjar aragonés.

Bibliografía

  • ALCALÁ PRATS, ICÍAR, REVILLA HERNANDO, ANA MARÍA Y RODRIGO GARZA, BEATRIZ. Guía del arte mudéjar en Aragón, Centro de Estudios Mudéjares, Prames, 2005.
  • FATÁS, GUILLERMO (COORD). Guía histórico artística de Zaragoza, Zaragoza, 1991.
  • GALINDO PÉREZ, SILVIA (COORD.). Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes muebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.
  • LABORDA YNEVA, JOSÉ.  Guía de Arquitectura, Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, Zaragoza, 1995.
  • ROMANOS CÓLERA, ISABEL. La sillería de coro de la iglesia parroquial de San Pablo de Zaragoza, Museo e Instituto Camón Aznar, Zaragoza, 1984.
  • TORRALBA SORIANO, FEDERICO. La insigne Iglesia de San Pablo de Zaragoza, Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 1950.
  • AA. Tierra Mudéjar. El mudéjar aragonés, Patrimonio Mundial, Heraldo de Aragón, D.L., 2002
  • BRUÑÉN IBÁÑEZ, Ana Isabel. Reformas y restauraciones en la torre de la iglesia de San Pablo de Zaragoza (S. XVI-XX). Seminario de Arte Aragonés. 1995 , nº XLVII, p. 243-255. IÑIGUEZ ALMECH, Francisco. Torres mudéjares aragonesas: Notas de sus estructuras y su evolución. Archivo Español de Arte y Arqueología. 1937 , nº 39, p. 173-189. PEÑA GONZALVO, Javier. La torre de San Pablo de Zaragoza: ¿Torre-mausoleo de los tuchibíes?. Rolde. enero-junio 2015 , nº 152-153, p. 4-17

Iglesia y Torre de San Pablo

C/ San Pablo 42,
50003 Zaragoza

Zaragoza en redes sociales

Facebook
@ayuntamientodezaragoza @TurismoZaragoza

Instagram
@zaragoza_es
@zaragozaturismo

Seo San Salvador, Zaragoza

Seo San Salvador,
Zaragoza

Plaza de la Seo, 50001 Zaragoza

CATEGORÍA DE PROTECCIÓN ACTUAL:
Bien de Interés Cultural (BIC)

TIPO DE BIEN: Inmueble         

CATEGORÍA: Religiosa

ESTILO ARQUITECTÓNICO: Mudéjar

FECHA DE CONSTRUCCIÓN:

  • Construcción original, Siglo XII
  • Ampliación, Siglo XIV al Siglo XV
  • Reforma, Siglo XIV al Siglo XV
  • Inserción de elementos muebles, Siglo XV
  • Ampliación, Siglo XVI
  • Ampliación, Siglo XVII al Siglo VIII
  • Reforma, Siglo XVIII
  • Reconstrucción, Siglo XIX
  • El chapitel de la torre se rehace tras sufrir daños por incendio en 1850

La construcción original data del siglo XII, siglo en el que la antigua Saraqusta fue conquistada por el rey cristiano Alfonso I el Batallador en 1118. Para la  construcción de la catedral cristiana se reaprovechó el edificio de La Mezquita Aljama llamada Al Baida «la Blanca», que a su vez se levantó sobre el solar de un templo romano. De la antigua mezquita se han hallado restos de la impronta del alminar, el trazado de la planta y la distribución interna.

Durante el mandato del obispo Pedro López de Luna en 1318 toman un impulso las obras de trasformación de la iglesia románica. El cimborrio, iniciado en 1346 se termina con la participación de los maestros Juan de Barbastro y Domingo Serrano. En 1409 Mahoma Rami decora el mismo, que al exterior adoptaba la forma de tiara pontificia. También se realizó en esta ampliación la fachada exterior mudéjar de la capilla de San Miguel Arcángel, donde se encuentra la capilla funeraria del arzobispo Don Lope Fernández de Luna.

El cimborrio se encuentra en el cruce con el transepto y es de planta rectangular, realizándose el paso a octogonal por medio de trompas. Consta de un primer cuerpo octogonal ciego del que arrancan cuatro parejas de nervios paralelas dos a dos que se cruzan dejando en el centro un nuevo octógono formando una estrella de ocho puntas. Este octógono está abierto con ocho ventanales de doble parteluz y tracería tardogótica, elevándose sobre él la linterna, con ocho ventanales y cubierta con bóveda estrellada.

Si bien encontramos en algunos motivos recuerdos goticistas, este cimborrio se ornamente ya dentro del nuevo lenguaje formal renacentista. Muestra motivos de ataurique calados y escudos con las armas del Cabildo y de don Alonso de Aragón; hay esfinges y una inscripción que recuerda la historia de su edificación. Imágenes de los Evangelistas y de los Padres de la Iglesia Latina se alternan en los nichos. Los ventanales se cerraron con alabastro, mientras que las claves se doraron y policromaron. Al exterior, la pesada volumetría octogonal, con gruesos contrafuertes, se resuelve airosamente con el último cuerpo escalonado y abierto totalmente en arcos conopiales. Presenta decoración de ladrillo formando rombos.

En 1374-81 se construye la capilla de San Miguel. Situada en la cabecera y con accesos desde el transepto y la fachada principal, presenta planta rectangular dividida en tres tramos, cubriéndose los dos primeros con crucería sencilla apeada en canes. El último tramo queda separado por tres arcos ojivales y se cubre con armadura de limas moamares (la misma estructura que las techumbres de la capilla del castillo de Mesones de Isuela y de la ermita de Nuestra Señora De la Torre en Pozuel de Ariza), pasando de la base cuadrada al octógono por medio de cuadrantes; el almizate octogonal se cubre con cúpula de mocárabes.

El conjunto se completa con el arcosolio del sepulcro de Don Lope, el altar de la Virgen, realizado en alabastro, y puertas talladas en estilo mudéjar. 

El muro exterior, que cierra la capilla al norte es un gran lienzo en el que abren cuatro vanos apuntados y que presenta una lujosa decoración a base de arcos mixtilíneos y lazos curvos mixtilíneos (de seis y de ocho) de ladrillo, completada con aplicaciones de discos de cerámica, fustes, cintas de espigas, cintas de rombos encajados y estrellas de ocho remarcadas, obra toda ella de tradición aragonesa. Junto a ésta, encontramos una decoración de tradición sevillana que recuerda la técnica de los alicatados, con piezas romboidales y triangulares en su mayoría. También pueden considerarse influjo sevillano el remate que corona todo el muro en almenas dentadas o escalonadas, de clara tradición almohade.

En el siglo XV se produce la inserción de elementos muebles. La reforma afecta también al interior incluyéndose importantes bienes muebles, como el Retablo Mayor, encargo de Don Dalmau de Mur, una obra en madera de Pere Johan, labrado en alabastro y policromado desde 1434 a 1480 por varios artistas, destacando Hans Piet D’Anso. Es considerado uno de los mejores retablos del gótico europeo.
En el siglo XVI la catedral es ampliada de nuevo gracias a la intervención del arzobispo Don Alonso II de Aragón, hijo natural de Fernando el Católico. Se transforman la planta, que pasa de tres a cinco naves y las cubiertas por bóvedas de crucería estrellada sustentadas por esbeltos pilares, formando una planta de tipo salón. El cimborrio también es reconstruido hacia 1520. Amenazaba ruina desde el siglo anterior por lo que se sustituye por la actual construcción, obra de Juan Lucas alias «Botero».

El hijo de Don Alonso, Don Hernando de Aragón, también arzobispo, encargó a Charles de Mendíbe ampliar la planta dos tramos desde los pies y añade cuatro capillas, entre las que destaca la Capilla funeraria de San Bernardo, una joya de la escultura renacentista aragonesa, obra en alabastro que alberga los sepulcros del gran mecenas Don Hernando de Aragón y su madre Doña Juana de Gurrea. 


En el barroco (s.XVII- s.XVIII) se procede a la inserción de nuevos elementos decorativos en el interior y la construcción de la torre campanario, bajo el mandato del arzobispo Antonio Ibáñez de la Riva.

El recubrimiento actual que deja oculta la torre mudéjar de La Seo es un diseño del italiano Juan Bautista Contini, discípulo de Bernini. Aunque se inicia en 1681, el grueso de la fábrica se construye entre 1686-1704, bajo la dirección de los maestros aragoneses Pedro Cuyeu, Gaspar Serrano y Jaime Borbón. Al interior, la torre mudéjar tiene una de torre interior y exterior, según Gonzalo M. Borrás; torre-contratorre.

La decoración se completa entre 1786 y 1789, colocando las estatuas alegóricas del día, la noche y la muerte, alrededor de un reloj y la representación de las Virtudes en el tercer piso, obra de Joaquín Arali. También son obras barrocas algunas de las capillas, baldaquinos y retablos obra de maestros reconocidos. Se  inició además el proyecto de ejecución de una nueva fachada de estilo neoclásico, que se presentó al Cabildo en 1763, ocultando la fachada mudéjar. 

Intervenciones

Musealización, Siglo XX
En 1938 el cabildo creó un Museo Catedralicio en la antigua sacristía de la Seo y a la vez un Museo de Tapices, considerado único en el mundo que cuenta con una inigualable colección de valiosas piezas desde los siglos XIV al XVII. El Tesoro de la Catedral alberga objetos artísticos tan interesantes como los bustos-relicario de plata donados por el Papa Luna en 1397, el olifante de Gascón de Béarn o la custodia de Pedro de Lamaison.

Restauración, Siglo XX al Siglo XXI
El templo de La Seo ha sido objeto de una larga restauración por la que el templo ha permaneció cerrado al público durante casi veinte años, realizada en cuatro fases entre 1975 y 1998. Así entre 1980 y 1999 se procedió a la restauración del inmueble en la que intervinieron los arquitectos Peropadre, Gracia, Franco y Pemán. En 1993 se inició la restauración del interior. Fue inaugurada en 1998 con la presencia de SS.MM. los Reyes de España. Esta restauración fue merecedora del Premio Europa Nostra 2000. Con posterioridad se inició el proyecto de reparación de las cubiertas de la sacristía mayor, la restauración de la Capilla de San Bernardo en 2001 y la de la capilla de los Arcángeles en 2004.

Proyectos e intervenciones

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Declaraciones

Declaración, Siglo XX al Siglo XXI
La Catedral de San Salvador o La Seo en Zaragoza fue declarada Bien de Interés Cultural por Decreto del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de 3 de junio de 1931, publicado en la Gaceta de 4 de junio de 1931. El Boletín Oficial de Aragón de 8 de marzo de 2002 publica la Orden de 18 de febrero de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural de la denominada Catedral de San Salvador de Zaragoza, conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés.

Declaración, Siglo XXI (2001)
La Seo de Zaragoza se incluyó dentro de la declaración de Patrimonio Mundial que la UNESCO otorgó en 2001 al mudéjar aragonés.

Bibliografía

  • ALCALÁ PRATS, ICÍAR, REVILLA HERNANDO, ANA MARÍA Y RODRIGO GARZA, BEATRIZ. Guía del arte mudéjar en Aragón, Centro de Estudios Mudéjares, Prames, 2005.
  • ÁLVAREZ GARCÍA, A. ET AL. La Plaza de La Seo, Zaragoza: investigación histórico-arqueológic., Ayuntamiento, Servicio del Casco Histórico, Sección de Arqueología, D.L., 1989.
  • BORRÁS GUALÍS, G. Arte Mudéjar Aragonés, CAZAR, Zaragoza, 1985.
  • BUESA CONDE, D.J. (COORD.). Las Catedrales de Aragón, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, Gráficas Cromo, Zaragoza, 1987.
  • CORRAL LAFUENTE, J.L. (COORD.) ET AL. La Seo del Salvador: Catedral Metroplitana de Zaragoza, Librería General-Diputación de Zaragoza, Zaragoza, 2000.
  • DUCE, J.A. ET AL. La Seo, Caja de Ahorros de la Inmaculada-Cabildo Metroplitano, Zaragoza, 2005.
  • FATÁS CABEZA, G. (ASESOR), FÉLIX MÉNDEZ (COORD.) ET AL. La Capilla de San Bernardo de La Seo de Zaragoza; restauración 20.., Instituto de Patrimonio Histórico Español, Madrid, 2001.
  • GALINDO PÉREZ, SILVIA (COORD.). Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes muebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.
  • LABORDA YNEVA, J. Zaragoza, Guía de Arquitectura, (vol. 1), Caja de Ahorros de la Inmaculada, Zaragoza, 1995.
  • LACARRA DUCAY, C. La Catedral Metropolitana de Zaragoza, Las Catedrales de Aragón, CAZAR, Zaragoza, 1987, pp.307-353.
  • LACARRA DUCAY, M.C. El Retablo Mayor de San Salvador de Zaragoza, Librería General-Diputación de Zaragoza, Zaragoza, 2000.
  • MÉNDEZ, F. (COORD.) ET AL. La Capilla de los Arcángeles de La Seo de Zaragoza: restauración, Ministerio de Cultura, Madrid, 2004.
  • MÉNDEZ DE JUAN, JOSÉ FÉLIX, GALINDO PÉREZ, SILVIA Y LASHERAS RODRÍGUEZ, JAVIER. Aragón Patrimonio Cultural Restaurado. 1984/2009. Bienes inmuebles, Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2010.
  • RINCÓN GARCÍA, W. La Seo de Zaragoza, ed. Everest, León, 1987.
  • RUIZ MALDONADO, M. La Seo Románica: una aproximación a la escultura de San Salvador de Zaragoza., Comisión Regional del Patrimonio Cultural de la Iglesia en Aragón, 1997.
  • VV.AA. La Seo de Zaragoza, ARPI relieve, Zaragoza, 1998.
  • VV.AA. Guía Histórico-Artística de Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, Zaragoza, 1991, pp.117-163.
  • VV.AA. El Órgano Mayor de La Seo de Zaragoza: restauración, Departamento de Cultura y Turismo, Zaragoza, 2003.
  • XIMÉNEZ, E. El Cristo de La Seo, Librería General, Zaragoza, 1976.

Seo San Salvador

Plaza de la Seo,
50001 Zaragoza

Zaragoza en redes sociales

Facebook
@ayuntamientodezaragoza @TurismoZaragoza

Instagram
@zaragoza_es
@zaragozaturismo

La Aljafería, Zaragoza

La Aljafería,
Zaragoza

Calle de los Diputados, 50071 Zaragoza

CATEGORÍA DE PROTECCIÓN ACTUAL:
Bien de Interés Cultural (BIC)

TIPO DE BIEN: Inmueble         

CATEGORÍA: Religiosa/Civil

ESTILO ARQUITECTÓNICO: Larga evolución constructiva: recinto amurallado, palacio taifal. Conquista cristiana (cambio de uso) palacio mudéjar, reyes católicos, época moderna y contemporánea. 

FECHA DE CONSTRUCCIÓN:

  • Construcción original, Siglo XI, excepto la parte baja de la Torre del Trovador (s. IX)
  • Ampliación, Siglo XII al Siglo XIV
  • Ampliación, Siglo XV (1488-1495)
  • Ampliación, Siglo XVI (1592-1593)
  • Cambio de uso, Siglo XVIII. A partir del reinado de Fernando VI, el palacio se usa como cuartel permanente de tropas.
  • Cambio de propiedad, Siglo XIX (1862). En 1862 la Aljafería deja de ser Patrimonio Real para pasar a ser propiedad del desaparecido Ministerio de la Guerra. 
  • Siglo XIX (1866). En abril de 1866 se constituye la Comisión de Monumentos de Zaragoza. Que ordenó el traslado al Museo de Zaragoza y al Museo Arqueológico Nacional de Madrid de algunos restos artísticos del palacio musulmán, como yeserías, capiteles o arcos, cuya integridad peligraba.
  •  

El palacio taifal de la Alfarería fue construido bajo el mandato de Abu Yafar al-Muqtadir, segundo rey de la dinastía Banu Hud, entre los años 1049 y 1081, sobre los restos de una fortificación anterior, como lugar de recreo, por entonces a extramuros de la ciudad. Tras la desaparición del califato añadió a esta función la de fortaleza.

La edificación más antigua que se conserva del conjunto es la llamada Torre del Trovador, cuyos pisos inferiores datan del siglo IX, integrada en el palacio de los monarcas de la taifa zaragozana.

Tipológicamente, el conjunto se inspiró en los palacios omeyas del desierto del siglo VIII, rodeándose por un recinto amurallado de planta cuadrada con muros reforzados mediante torreones ultrasemicirculares. Al interior, el eje central en dirección Norte-Sur, alberga las construcciones residenciales del palacio taifal, de gran belleza ornamental.

Es aquí donde está el patio a cielo abierto de Santa Isabel, de planta rectangular, con albercas en sus lados cortos y un pórtico que lo rodea precediendo las estancias. En el lado Norte se disponen los espacios más relevantes, como son el Salón de los Mármoles o Salón del Trono y a ambos lados dos estancias cuadradas a modo de alcobas reales. Esta zona destacaba por su profusión ornamental, aunque en la actualidad se conserven fragmentos aislados, y también por la utilización del arco mixtilíneo, característico de la Aljafería. En el flanco oriental del pórtico Norte se encuentra el pequeño oratorio que estuvo destinado al uso exclusivo del monarca y su corte. Su planta cuadrada se convierte en octogonal altura, y en uno de sus lados, orientado hacia el sureste, se abre en arco de herradura el nicho del mihrab.

 Fue conquistada por Gastón de Bearn en el 1118, mientras el rey Alfonso I estaba en Castilla. A principios del siglo XIII pasó a servir como residencia (las más de las veces ocasional) de los reyes aragoneses que la fueron reformando y ampliando sucesivamente: en 1292 Jaime II ordenó hacer reformas para su función militar y palaciega; Pedro IV lo reforzó ante la amenaza castellana realizando dos capillas (San Jorge y San Martín) y un palacio mudéjar. La mayoría de los restos de época medieval que han llegado hasta nuestros días datan del reinado de Pedro IV el Ceremonioso en el siglo XIV. Se localizan en las plantas baja, intermedia y superior y corresponden con la parte mudéjar del conjunto. La puerta de ingreso al palacio desemboca en el patio de San Martín desde donde se accede a la iglesia mudéjar dedicada al mismo santo. En el lado Sur del patio de Santa Isabel se localiza la sala de San Jorge y en el Norte la sala baja del palacio mudéjar cubierta por un espectacular alfarje ornamentado con motivos heráldicos. 

En el sector Norte, sobre el palacio musulmán se ubican tres estancias pertenecientes al palacio de Pedro IV como son la sala que lleva el nombre del propio monarca, la alcoba de Santa Isabel y la planta superior de la Torre del Trovador.; los Reyes Católicos mandaron construir el llamado Salón del Trono y otras salas en 1488 aunque posteriormente hicieron inscribir la fecha de 1492; en 1593 Alonso Vargas lo convirtió en ciudadela fortificada según los diseños del ingeniero Tiburcio Spanocchi; años después, en tiempos de Felipe V se adaptó para cuartel respetando murallas y torreones; en 1772, reinando Carlos III, se añadió un cuerpo rectangular con torres cuadradas en las esquinas posteriores; tras los desperfectos de la guerra de la Independencia, Isabel II mandó destruirlo pero finalmente mantuvo su misión de cuartel, función que tuvo hasta hace pocos años.

En 1931 fue declarado Monumento Nacional y en 1947 dieron comienzo las obras de restauración dirigidas por Francisco Íñiguez Almech, en las que se recuperaron importantes zonas del edificio. Actualmente, parte del inmueble está ocupado por las Cortes de Aragón

La fachada principal está ocupada por cuatro torreones semicirculares de piedra sillar y dos circulares y de la misma factura en las esquinas, aunque de menor altura; en altura presenta una galería de arcos carpaneles. La puerta de acceso se abre entre dos torres y está descentrada respecto al eje de simetría del castillo; presenta un arco de herradura con doble rosca descentrada.

La denominada torre del Homenaje, seguramente sea el elemento más antiguo y origen del castillo; construida en piedra en la base y tapial el resto, presenta cinco pisos, tres de época musulmana y dos posteriores; fue construida entre los siglos IX y XV. En el resto del edificio se encuentran otros elementos de época musulmana como el patio de Santa Isabel, el pórtico norte en el que se encuentra la mezquita (de planta cuadrada pasando a octogonal) y el pórtico sur con arquerías de diferentes épocas. Al palacio medieval cristiano corresponden la iglesia de San Martín, la desaparecida iglesia de San Jorge y los salones de Pedro IV, coronados por espléndidos alfarjes; esta parte se construiría entre los siglos XII y XIV. De la época de los Reyes Católicos son la monumental escalera con la que se accede al piso superior, el Salón del Trono (con su magnífico artesonado), las Salas de Pasos Perdidos y la alcoba de Santa Isabel.

Intervenciones

Restauración, Siglo XX

A lo largo del siglo XX se llevaron a cabo numerosos trabajos de restauración y recuperación del edificio. En 1947 estas labores comenzaron bajo la dirección de D. Francisco Íñiguez Almech y con el impulso del Colegio de Aragón y del Consejo de la Institución Fernando el Católico. Los trabajos continuaron, tras el fallecimiento de Iñiguez Almech bajo la supervisión del arquitecto D. Ángel Peropadre Muniesa.

Proyectos e intervenciones

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Declaraciones

Declaración, Siglo XX
El 4 de junio de 1931 el Palacio de la Aljafería fue declarado Monumento Nacional de Interés Histórico-Artístico.
El Boletín Oficial de Aragón del día 23 de enero del 2002 publica la Orden de 2 de enero de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural del denominado Palacio de la Aljafería en Zaragoza, conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés.

Declaración, Siglo XXI
El 14 de diciembre de 2001 el Palacio de la Aljafería es declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO al ser considerado uno de los principales ejemplos del arte mudéjar aragonés.

Bibliografía

  • BELTRÁN MARTÍNEZ. A (DIRECTOR) ET AL. La Aljafería, (2 vol.), Zaragoza, 1998.
  • CABAÑERO SUBIZA, BERNABÉ Y LASA GRACIA, CARMELO. El Salón Dorado de la Aljafería, Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo, Zaragoza, 2004.
  • CABAÑERO SUBIZA, BERNABÉ Y LASA GRACIA, CARMELO. “Las techumbres islámicas del palacio de la Aljafería. Fuentes para su estudio”, en Revista Artigrama nº 10, Zaragoza, 1993, pp. 79-120.
  • EXPÓSITO SEBASTIÁN, MANUEL, PANO GRACIA, JOSÉ LUIS Y SEPÚLVEDA SAURAS, Mª ISABEL. La Aljafería de Zaragoza: guía histórico-artística y literaria, Cortes de Aragón, Zaragoza, 1999.
  • FATÁS, G. (COORD). Guía histórico-artística de Zaragoza, Zaragoza, 1991.
  • LABORDA YNEVA, J.  Guía de Arquitectura, Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, Zaragoza, 1995.
  • MARTÍN BUENO, M. La Aljafería. Investigación arqueológica., Zaragoza, 1987.
  • SOBRADIEL VALENZUELA, PEDRO I. La Arquitectura de la Aljafería. Estudio Histórico Documental, Diputación General de Aragón. Departamento de Educación y Cultura, Zaragoza, 1998.
  • SOBRADIEL VALENZUELA, PEDRO. La Aljafería entra en el siglo veintiuno totalmente renovada tras cinco décadas de restauración, Institución “Fernando el Católico” (CSIC). Diputación de Zaragoza, Zaragoza, 1998.
  • VV.AA. Castillos de España, (vol.1), ed. Everest, León, 1997.
  • VV.AA. La Aljafería de Zaragoza, Zaragoza, 2004.
  • AMADOR DE LOS RÍOS Y FERNÁNDEZ, Rodrigo. Recuerdos de una excursión a Zaragoza. Los restos del palacio arábigo de la Aljafería. Boletín de la Sociedad Española de Excursiones. 1894 , nº 14, p. 25-29.
  • BELTRÁN MARTÍNEZ, Antonio. (dir.). La Aljafería. Zaragoza: Cortes de Aragón, 1998.
  • BORRÁS GUALIS, Gonzalo. El arte mudéjar en la comarca de Zaragoza [En línea]. En ONA GONZÁLEZ, José Luis; AGUILERA ARAGÓN, Isidro. . Delimitación Comarcal de Zaragoza. Gobierno de Aragón, 2011.p. 193-208. [Consulta: 17 de enero de 2020]. .
  • BORRÁS GUALIS, Gonzalo. El palacio hudí de La Aljafería en Zaragoza. En AGUILERA ARAGÓN, Isidro; ONA GONZÁLEZ, José Luis. (coord.). Delimitación Comarcal de Zaragoza. Gobierno de Aragón, 2011.p. 173-178.
  • CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. El Palacio de la Aljafería de Zaragoza entre la tradición omeya y la renovación abbasí y fatimí. En BORRÁS GUALIS, Gonzalo;
  • CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. (coord.). La Aljafería y el Arte del Islam Occidental en el siglo XI. Institución Fernando el Católico, 2012.p. 201-248. CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. El baño privado de la Aljafería. Descubrimiento de la ubicación originaria de dos yeserías notables del Museo de Zaragoza.
  • AGUILERA ARAGÓN, Isidro et al. (ed.). De las ánforas al museo: Estudios dedicados a Miguel Beltrán Lloris. Institución Fernando el Católico, 2015.p. 225-238.
  • CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. Estudio de la ubicación original de los capiteles del palacio islámico de la Aljafería de Zaragoza. En ALVARO ZAMORA, María Isabel; LOMBA SERRANO, Concepción; PANO GRACIA, José Luis. (coord.). Estudios de Historia del Arte: Libro homenaje a Gonzalo M. Borrás Gualis. Institución Fernando el Católico, 2013.p. 219-233.
  • EWERT, Christian. La mezquita de la Aljafería y sus pinturas. En BORRÁS GUALIS, Gonzalo; CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. (coord.). La Aljafería y el Arte del Islam Occidental en el siglo XI. Institución Fernando el Católico, 2012.p. 97-131.
  • EWERT, Christian. Tradiciones omeyas en la arquitectura palatina de la época de los taifas. La Aljafería de Zaragoza. En Congreso Internacional de Historia del Arte: España entre el Mediterráneo y el Atlántico (23ª, Granada, 1973). Universidad de Granada, 1977. vol. II, p. 62- 75.
  • FUENTE, Vicente de la. La Aljafería de Zaragoza. Semanario Pintoresco Español. 25 de diciembre de 1842 , nº 52, p. 409-410.

La Aljafería

Calle de los Diputados,
50071 Zaragoza

Zaragoza en redes sociales

Facebook
@ayuntamientodezaragoza @TurismoZaragoza

Instagram
@zaragoza_es
@zaragozaturismo