La Aljafería,
Zaragoza

Calle de los Diputados, 50071 Zaragoza

CATEGORÍA DE PROTECCIÓN ACTUAL:
Bien de Interés Cultural (BIC)

TIPO DE BIEN: Inmueble         

CATEGORÍA: Religiosa/Civil

ESTILO ARQUITECTÓNICO: Larga evolución constructiva: recinto amurallado, palacio taifal. Conquista cristiana (cambio de uso) palacio mudéjar, reyes católicos, época moderna y contemporánea. 

FECHA DE CONSTRUCCIÓN:

  • Construcción original, Siglo XI, excepto la parte baja de la Torre del Trovador (s. IX)
  • Ampliación, Siglo XII al Siglo XIV
  • Ampliación, Siglo XV (1488-1495)
  • Ampliación, Siglo XVI (1592-1593)
  • Cambio de uso, Siglo XVIII. A partir del reinado de Fernando VI, el palacio se usa como cuartel permanente de tropas.
  • Cambio de propiedad, Siglo XIX (1862). En 1862 la Aljafería deja de ser Patrimonio Real para pasar a ser propiedad del desaparecido Ministerio de la Guerra. 
  • Siglo XIX (1866). En abril de 1866 se constituye la Comisión de Monumentos de Zaragoza. Que ordenó el traslado al Museo de Zaragoza y al Museo Arqueológico Nacional de Madrid de algunos restos artísticos del palacio musulmán, como yeserías, capiteles o arcos, cuya integridad peligraba.
  •  

El palacio taifal de la Alfarería fue construido bajo el mandato de Abu Yafar al-Muqtadir, segundo rey de la dinastía Banu Hud, entre los años 1049 y 1081, sobre los restos de una fortificación anterior, como lugar de recreo, por entonces a extramuros de la ciudad. Tras la desaparición del califato añadió a esta función la de fortaleza.

La edificación más antigua que se conserva del conjunto es la llamada Torre del Trovador, cuyos pisos inferiores datan del siglo IX, integrada en el palacio de los monarcas de la taifa zaragozana.

Tipológicamente, el conjunto se inspiró en los palacios omeyas del desierto del siglo VIII, rodeándose por un recinto amurallado de planta cuadrada con muros reforzados mediante torreones ultrasemicirculares. Al interior, el eje central en dirección Norte-Sur, alberga las construcciones residenciales del palacio taifal, de gran belleza ornamental.

Es aquí donde está el patio a cielo abierto de Santa Isabel, de planta rectangular, con albercas en sus lados cortos y un pórtico que lo rodea precediendo las estancias. En el lado Norte se disponen los espacios más relevantes, como son el Salón de los Mármoles o Salón del Trono y a ambos lados dos estancias cuadradas a modo de alcobas reales. Esta zona destacaba por su profusión ornamental, aunque en la actualidad se conserven fragmentos aislados, y también por la utilización del arco mixtilíneo, característico de la Aljafería. En el flanco oriental del pórtico Norte se encuentra el pequeño oratorio que estuvo destinado al uso exclusivo del monarca y su corte. Su planta cuadrada se convierte en octogonal altura, y en uno de sus lados, orientado hacia el sureste, se abre en arco de herradura el nicho del mihrab.

 Fue conquistada por Gastón de Bearn en el 1118, mientras el rey Alfonso I estaba en Castilla. A principios del siglo XIII pasó a servir como residencia (las más de las veces ocasional) de los reyes aragoneses que la fueron reformando y ampliando sucesivamente: en 1292 Jaime II ordenó hacer reformas para su función militar y palaciega; Pedro IV lo reforzó ante la amenaza castellana realizando dos capillas (San Jorge y San Martín) y un palacio mudéjar. La mayoría de los restos de época medieval que han llegado hasta nuestros días datan del reinado de Pedro IV el Ceremonioso en el siglo XIV. Se localizan en las plantas baja, intermedia y superior y corresponden con la parte mudéjar del conjunto. La puerta de ingreso al palacio desemboca en el patio de San Martín desde donde se accede a la iglesia mudéjar dedicada al mismo santo. En el lado Sur del patio de Santa Isabel se localiza la sala de San Jorge y en el Norte la sala baja del palacio mudéjar cubierta por un espectacular alfarje ornamentado con motivos heráldicos. 

En el sector Norte, sobre el palacio musulmán se ubican tres estancias pertenecientes al palacio de Pedro IV como son la sala que lleva el nombre del propio monarca, la alcoba de Santa Isabel y la planta superior de la Torre del Trovador.; los Reyes Católicos mandaron construir el llamado Salón del Trono y otras salas en 1488 aunque posteriormente hicieron inscribir la fecha de 1492; en 1593 Alonso Vargas lo convirtió en ciudadela fortificada según los diseños del ingeniero Tiburcio Spanocchi; años después, en tiempos de Felipe V se adaptó para cuartel respetando murallas y torreones; en 1772, reinando Carlos III, se añadió un cuerpo rectangular con torres cuadradas en las esquinas posteriores; tras los desperfectos de la guerra de la Independencia, Isabel II mandó destruirlo pero finalmente mantuvo su misión de cuartel, función que tuvo hasta hace pocos años.

En 1931 fue declarado Monumento Nacional y en 1947 dieron comienzo las obras de restauración dirigidas por Francisco Íñiguez Almech, en las que se recuperaron importantes zonas del edificio. Actualmente, parte del inmueble está ocupado por las Cortes de Aragón

La fachada principal está ocupada por cuatro torreones semicirculares de piedra sillar y dos circulares y de la misma factura en las esquinas, aunque de menor altura; en altura presenta una galería de arcos carpaneles. La puerta de acceso se abre entre dos torres y está descentrada respecto al eje de simetría del castillo; presenta un arco de herradura con doble rosca descentrada.

La denominada torre del Homenaje, seguramente sea el elemento más antiguo y origen del castillo; construida en piedra en la base y tapial el resto, presenta cinco pisos, tres de época musulmana y dos posteriores; fue construida entre los siglos IX y XV. En el resto del edificio se encuentran otros elementos de época musulmana como el patio de Santa Isabel, el pórtico norte en el que se encuentra la mezquita (de planta cuadrada pasando a octogonal) y el pórtico sur con arquerías de diferentes épocas. Al palacio medieval cristiano corresponden la iglesia de San Martín, la desaparecida iglesia de San Jorge y los salones de Pedro IV, coronados por espléndidos alfarjes; esta parte se construiría entre los siglos XII y XIV. De la época de los Reyes Católicos son la monumental escalera con la que se accede al piso superior, el Salón del Trono (con su magnífico artesonado), las Salas de Pasos Perdidos y la alcoba de Santa Isabel.

Intervenciones

Restauración, Siglo XX

A lo largo del siglo XX se llevaron a cabo numerosos trabajos de restauración y recuperación del edificio. En 1947 estas labores comenzaron bajo la dirección de D. Francisco Íñiguez Almech y con el impulso del Colegio de Aragón y del Consejo de la Institución Fernando el Católico. Los trabajos continuaron, tras el fallecimiento de Iñiguez Almech bajo la supervisión del arquitecto D. Ángel Peropadre Muniesa.

Proyectos e intervenciones

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Declaraciones

Declaración, Siglo XX
El 4 de junio de 1931 el Palacio de la Aljafería fue declarado Monumento Nacional de Interés Histórico-Artístico.
El Boletín Oficial de Aragón del día 23 de enero del 2002 publica la Orden de 2 de enero de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural del denominado Palacio de la Aljafería en Zaragoza, conforme a la Disposición Transitoria Primera de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés.

Declaración, Siglo XXI
El 14 de diciembre de 2001 el Palacio de la Aljafería es declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO al ser considerado uno de los principales ejemplos del arte mudéjar aragonés.

Bibliografía

  • BELTRÁN MARTÍNEZ. A (DIRECTOR) ET AL. La Aljafería, (2 vol.), Zaragoza, 1998.
  • CABAÑERO SUBIZA, BERNABÉ Y LASA GRACIA, CARMELO. El Salón Dorado de la Aljafería, Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo, Zaragoza, 2004.
  • CABAÑERO SUBIZA, BERNABÉ Y LASA GRACIA, CARMELO. “Las techumbres islámicas del palacio de la Aljafería. Fuentes para su estudio”, en Revista Artigrama nº 10, Zaragoza, 1993, pp. 79-120.
  • EXPÓSITO SEBASTIÁN, MANUEL, PANO GRACIA, JOSÉ LUIS Y SEPÚLVEDA SAURAS, Mª ISABEL. La Aljafería de Zaragoza: guía histórico-artística y literaria, Cortes de Aragón, Zaragoza, 1999.
  • FATÁS, G. (COORD). Guía histórico-artística de Zaragoza, Zaragoza, 1991.
  • LABORDA YNEVA, J.  Guía de Arquitectura, Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, Zaragoza, 1995.
  • MARTÍN BUENO, M. La Aljafería. Investigación arqueológica., Zaragoza, 1987.
  • SOBRADIEL VALENZUELA, PEDRO I. La Arquitectura de la Aljafería. Estudio Histórico Documental, Diputación General de Aragón. Departamento de Educación y Cultura, Zaragoza, 1998.
  • SOBRADIEL VALENZUELA, PEDRO. La Aljafería entra en el siglo veintiuno totalmente renovada tras cinco décadas de restauración, Institución “Fernando el Católico” (CSIC). Diputación de Zaragoza, Zaragoza, 1998.
  • VV.AA. Castillos de España, (vol.1), ed. Everest, León, 1997.
  • VV.AA. La Aljafería de Zaragoza, Zaragoza, 2004.
  • AMADOR DE LOS RÍOS Y FERNÁNDEZ, Rodrigo. Recuerdos de una excursión a Zaragoza. Los restos del palacio arábigo de la Aljafería. Boletín de la Sociedad Española de Excursiones. 1894 , nº 14, p. 25-29.
  • BELTRÁN MARTÍNEZ, Antonio. (dir.). La Aljafería. Zaragoza: Cortes de Aragón, 1998.
  • BORRÁS GUALIS, Gonzalo. El arte mudéjar en la comarca de Zaragoza [En línea]. En ONA GONZÁLEZ, José Luis; AGUILERA ARAGÓN, Isidro. . Delimitación Comarcal de Zaragoza. Gobierno de Aragón, 2011.p. 193-208. [Consulta: 17 de enero de 2020]. .
  • BORRÁS GUALIS, Gonzalo. El palacio hudí de La Aljafería en Zaragoza. En AGUILERA ARAGÓN, Isidro; ONA GONZÁLEZ, José Luis. (coord.). Delimitación Comarcal de Zaragoza. Gobierno de Aragón, 2011.p. 173-178.
  • CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. El Palacio de la Aljafería de Zaragoza entre la tradición omeya y la renovación abbasí y fatimí. En BORRÁS GUALIS, Gonzalo;
  • CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. (coord.). La Aljafería y el Arte del Islam Occidental en el siglo XI. Institución Fernando el Católico, 2012.p. 201-248. CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. El baño privado de la Aljafería. Descubrimiento de la ubicación originaria de dos yeserías notables del Museo de Zaragoza.
  • AGUILERA ARAGÓN, Isidro et al. (ed.). De las ánforas al museo: Estudios dedicados a Miguel Beltrán Lloris. Institución Fernando el Católico, 2015.p. 225-238.
  • CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. Estudio de la ubicación original de los capiteles del palacio islámico de la Aljafería de Zaragoza. En ALVARO ZAMORA, María Isabel; LOMBA SERRANO, Concepción; PANO GRACIA, José Luis. (coord.). Estudios de Historia del Arte: Libro homenaje a Gonzalo M. Borrás Gualis. Institución Fernando el Católico, 2013.p. 219-233.
  • EWERT, Christian. La mezquita de la Aljafería y sus pinturas. En BORRÁS GUALIS, Gonzalo; CABAÑERO SUBIZA, Bernabé. (coord.). La Aljafería y el Arte del Islam Occidental en el siglo XI. Institución Fernando el Católico, 2012.p. 97-131.
  • EWERT, Christian. Tradiciones omeyas en la arquitectura palatina de la época de los taifas. La Aljafería de Zaragoza. En Congreso Internacional de Historia del Arte: España entre el Mediterráneo y el Atlántico (23ª, Granada, 1973). Universidad de Granada, 1977. vol. II, p. 62- 75.
  • FUENTE, Vicente de la. La Aljafería de Zaragoza. Semanario Pintoresco Español. 25 de diciembre de 1842 , nº 52, p. 409-410.

La Aljafería

Calle de los Diputados,
50071 Zaragoza

Zaragoza en redes sociales

Facebook
@ayuntamientodezaragoza @TurismoZaragoza

Instagram
@zaragoza_es
@zaragozaturismo